La Fundación Alborada fue constituida el día 12 de mayo de 1998. Es una fundación sin ánimo de lucro cuyo principal objeto es la asistencia social a personas enfermas, dirigiéndose inicialmente al tratamiento de adicciones.

A raíz de la enfermedad de su fundadora, la Dra. Pilar Muñoz-Calero, se produjo un cambio en el objeto social y en la línea de trabajo de la fundación, que pasó a centrarse en el diagnóstico y tratamiento de la Sensibilidad Química y otras patologías asociadas.

Desde 2009 la Fundación Alborada atiende a personas que sufren enfermedades ambientales en el Hospital de Día especializado en Medicina Ambiental situado en Brunete (Madrid), en un ambiente libre de contaminación química y electromagnética.

En el año 2007 se organizó el I Congreso Internacional de Medicina Ambiental, que actualmente se celebra con carácter bianual, en el que médicos, investigadores y otros expertos de la salud y el medio ambiente ofrecen una visión clara del problema que suponen los tóxicos ambientales y las alternativas y soluciones existentes.

En los últimos años se han publicado libros científicos y divulgativos, se han realizado documentales, se han desarrollado campañas de sensibilización y se ha reclamado a las autoridades el reconocimiento de la Sensibilidad Química como enfermedad orgánica.

Además, la Fundación Alborada ofrece formación a profesionales de la salud a través de cursos propios y en colaboración con entidades como la Universidad Complutense de Madrid, la American Academy of Environmental Medicine, la European Academy of Environmental Medicine, el Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid y la Sociedad Española de Nutrición y Medicina Ortomolecular.

Recientemente se la Fundación Alborada ha creado la Cátedra Extraordinaria Patología y Medio Ambiente en la Universidad Complutense de Madrid con el fin de investigar, formar y divulgar en Medicina Ambiental dentro del ámbito universitario.